Pena ajena por la edad o la borrachera

Pero qué oso tan espantoso el de Porfirio Muñoz Ledo cuando a su llegada a Palacio Nacional se desvaneció frente a la mirada de curiosos apostados en el primer cuadro de la Ciudad de México.

El político de 85 años, presidente de la Cámara de Diputados, tuvo que ser auxiliado por su personal que lo llevó cargando para que participara en la sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública. 

La fotografía correspondiente (en la versión digital, circulada por agencias noticiosas desde el fin de semana) no tiene parangón en la historia política del país ni del mundo. 

Ningún gobernante, menos del mundo legislativo, es de tal forma indispensable como para andar haciendo esos papelones. Pura pena ajena para los mexas.

No tardaron los memes, ni las bromas hechas a costa de Porfirio.

“Cae crudo mexicano”, dice uno, que hace eco de la fama del político que aparece desde hace décadas en todas las fiestas diplomáticas de la ciudad ya pasadito de copas.

Velia Irene

Velia Irene

Want to know more about Velia Irene? Read more

title

Content Goes Here