La primera señal de que algo estaba mal fue cuando el personal de tierra del aeropuerto hawaiano de Kahului notó a un niño que vagaba por la pista de aterrizaje, aturdido y confuso.

La historia que contaron funcionarios más tarde era aún más increíble.

Un adolescente de 16 años aparentemente viajó desde San José, California, a Maui, Hawai, en el hueco de la rueda del tren de aterrizaje de un Boeing 767 de Hawaiian Airlines, este domingo.

"Nuestra principal preocupación ahora es el bienestar del niño, que es excepcionalmente afortunado de haber sobrevivido", dijo la aerolínea.

Ciertamente lo es.

Si su historia es cierta —el FBI la investiga—, viajó en un compartimiento estrecho durante casi cinco horas, a altitudes que llegaron a 38,000 pies (unos 11,400 metros) sin oxígeno y en temperaturas bajo cero.

Eso hace que algunos expertos pongan en duda su historia.

Para saber mas click aqui.