¿Sientes tu vientre inflamado, sufres de dolor de cabeza o tienes ojeras oscuras? Todos estos síntomas pueden ser la consecuencia de un hígado intoxicado. Una receta natural puede ser tu aliada para contribuir a tratar el problema.

La función del hígado

Ya que es el mayor órgano glandular de nuestro organismo, él decide cuáles son las sustancias que se deben eliminar así como almacenar, transformar o reestructurar. Es importante porque tiene la función de limpiar hasta el último rincón, de nuestro cuerpo, que esté “sucio”. Para ayudarlo en esta tarea, puedes preparar un licuado que te beneficiará si lo bebes con el estómago vacío.

Manos a la obra

En licuadora coloca los siguientes ingredientes: 1 manzana verde sin cáscara, 1 tallo una de apio, 1 cucharada (tamaño postre) de jengibre fresco rallado; 1 cucharada sopera de aceite de oliva y el jugo de medio limón pequeño. Agrega agua y licúa. Si deseas un sabor dulce, puedes añadir miel o stevia en polvo.