Si intentas embarazarte, relájate e intenta mantener bajos tus niveles de estrés. Eso suena como un buen consejo, que tu médico probablemente ya te dio, pero hay muy pocos estudios científicos para respaldarlo; hasta ahora.

En una publicación de la revista Human Reproduction, los investigadores dicen que sacaron el primer estudio prospectivo en el que se muestra una asociación entre el estrés y la infertilidad.

Midieron el estrés a través de marcadores biológicos en la saliva de las mujeres que querían concebir, y encontraron una fuerte correlación con la enzima alfa-amilasa, que ayuda a digerir los carbohidratos y sirve para medir esta reacción fisiológica del organismo.

Para saber mas click aqui.