1. No será así siempre

Debes recordar que es una situación transitoria y que lo que te está sucediendo es pasajero. Piensa en que eventualmente las cosas mejorarán.

2. Aprender de lo que te sucede

Los problemas de hoy son fortalezas del mañana. No debes cuestionarte por qué te está sucediendo a ti o qué has hecho para merecer eso, sentirte una víctima no te lleva a nada bueno. Lo mejor que puedes hacer es tomarlo como un aprendizaje.

3. Pedir ayuda

Pide ayuda a las personas que crees que puedan escucharte. Muchas veces pedir ayuda es algo que no resulta fácil, una vez que comprendes que no tienes por qué guardarte lo que te hace mal podrás ver tus problemas de otra forma.

4. Perdonarse o pedir perdón

Cuando permites perdonarte por los errores que has cometido y pides perdón a las personas que has lastimado, te ayuda a sentirte mejor. Una vez que sientes que puedes perdonarte o perdonar te sentirás más aliviada.

5. Vivir en el presente

De nada sirve si vives pensando en lo que puede ocurrir mañana, en un mes o un año. Preocuparte por cosas que aún no han llegado no te hará sentir bien, y eso no te dejará nada bueno.

6. Creer en milagros

Cuando estás pasando por un momento difícil te hará bien pensar que a veces lo imposible se puede volver posible. Nuestros pensamientos pueden convertirse en realidad ¡no lo olvides! Si piensas negativamente todo el tiempo lo atraerás a tu vida.

7. Reír

Reír es lo mejor que puedes hacer, te cambiará el humor de inmediato. ¡No subestimes todo lo que puede lograr reírte más seguido!

Una vez que eres consciente de que puedes poner mucho de ti para superar un momento difícil, serás capaz de sentirte mejor y aprender de los problemas.