La viñeta refleja una situación que los soldados vaticanos sueñan: que el Papa los acompañe a ver el partido por los octavos de final de la Copa del Mundo en su cuartel general, ubicado dentro del Estado Vaticano.

En uno de los salones los guardias han montado un mini estadio, con piso sintético y banderas de las naciones participantes incluidas, el cual les sirve para seguir los partidos del torneo.

Francisco rechaza invitación a ver el juego

De hecho los mismos soldados invitaron al pontífice a sumarse a la transmisión, pero él se excusó respondiendo que “desgraciadamente no” podía asistir.

Para saber mas click aqui.