El paquete de droga era como otros, sin embargo, el destinatario fue lo que atrajo la atención. Las autoridades aduaneras alemanas interceptaron un paquete de cocaína destinado al Vaticano.

El aeropuerto de Leipzig encontraron en enero 340 gramos (12 onzas) de la droga en el interior de 14 condones ocultos dentro de un cargamento de almohadones procedentes de Sudamérica.

La publicación dijo que el paquete iba destinado simplemente a la oficina postal del Vaticano, por lo que cualquiera de los 800 residentes de ese miniestado católico podría haberlo recogido.

Según un informe de la aduana alemana, la publicación agregó que se organizó entonces una celada en colaboración con la Policía del Vaticano, pero no se logró detener al posible destinatario. La droga tendría un precio callejero de varias decenas de miles de euros. Ni los aduaneros alemanes ni el Vaticano formularon declaraciones.

Un portavoz del Ministerio de Finanzas de Alemania, que supervisa la Oficina de Aduanas, confirmó el reporte. Los fiscales en Leipzig planeaban emitir un comunicado el lunes con más detalles.

 

Foto: Getty Images